Saltar al contenido

🍞 tipos de batidora

Las batidoras son uno de los utensilios de cocina más útiles que jamás se hayan inventado. Si conoces los distintos tipos de batidora que existen, podrás elegir la más adecuada para tus necesidades.

Tipos de batidora

#1. Batidoras amasadoras

Las batidoras amasadoras son fácilmente identificables porque tienen un bol de mezclas situado sobre la base y disponen de una gran variedad de accesorios que se pueden usar para mezclar multitud de masas.

Bestseller No. 1
¡ahora en oferta!Bestseller No. 2

Son increíblemente útiles para los cocineros atareados que necesiten un par de manos adicionales en la cocina, ya que puedes poner lo que quieras mezclar en el bol y despreocuparte mientras la amasadora hace su trabajo.

tipo de batidora amasadora

Además, como las batidoras amasadoras están hechas para durar, es mucho más difícil que se les estropee el motor que a una batidora de mano barata.

Aunque son significativamente más caras que los otros tipos de batidora, es probable que duren años antes de tener algún problema.

Otra ventaja de usar una batidora amasadora es que no tienes que preocuparte de incorporar los ingredientes de manera uniforme.

Esto se debe a que una amasadora girará el cabezal para que hasta los más mínimos restos de ingredientes secos y húmeros se mezclen de forma concienzuda.

Puedes elegir entre diferentes velocidades, por lo que podrás incorporar harina lentamente o montar nata con rapidez.

Por otro lado, al poder escoger entre multitud de accesorios, podrás asegurarte de que tus ingredientes se mezclen a la perfección.

No sólo podrás elegir un gancho de amasar, unas varillas o una pala para mezclar las masas, sino que también podrás escoger entre una amplia variedad de distintos accesorios capaces de hacer de todo, desde moler grano hasta estirar pasta.

Por desgracia, además de ser más caras que otros tipos de batidora, las amasadoras también son bastante grandes y pesadas.

Por lo tanto, si no dispones de espacio dedicado en tu cocina para una batidora amasadora, descubrirás que es bastante difícil moverla de un sitio a otro siempre que tengas que usarla.

Las personas que utilizan sus batidoras amasadoras a menudo prefieren tenerlas en todo momento en la encimera de la cocina, para que así estén fácilmente accesibles. Sin embargo, para eso tendrás que disponer de bastante espacio, lo que reducirá la superficie útil de tu encimera.

#2. Batidoras de mano

Las batidoras de mano baratas son significativamente más pequeñas que las amasadoras, y también poseen ganchos y batidores extraíbles que son muy fáciles de limpiar.

Debido a su tamaño más pequeño y a su menor peso, son muy fáciles de sostener y de usar, sin importar qué es lo que tengas que amasar.

De esta forma, para utilizar una batidora de mano sólo tendrás que sujetarla sobre el bol y controlar su movimiento para asegurarte de que todos los ingredientes se combinan bien.

batidora de mano

Aunque son muy pequeñas y compactas, también suelen ser muy potentes, y muchas ofrecen distintos ajustes de velocidad entre los que puedes elegir.

Esto te garantizará que nunca uses una velocidad que sea demasiado rápida o lenta para el trabajo que intentes hacer, para que así puedas preparar la receta de la mejor forma posible.

Por desgracia, aunque las batidoras de mano tienen multitud de ventajas, su tamaño pequeño implica que no ofrecen tanta potencia como las batidoras amasadoras.

De hecho, es normal llegar a sobrecalentar una batidora de mano por accidente si mezclas un montón de masa de pan u otras masas espesas de forma habitual.

Otro problema de las batidoras de mano es que requieren que la persona que las usa se quede de pie guiándolas correctamente.

Además, al contrario de lo que ocurre con las batidoras amasadoras, en las que es posible verter todos los ingredientes en el bol y dejarlas para que los vayan mezclando, usar una batidora de mano es una tarea que requiere dedicación y una atención completa.

Además, si inclinas el bol mientras realizas la mezcla podrás acabar poniéndolo todo perdido.

Por contra, las amasadoras tienen un protector que puedes colocar para evitar salpicaduras importantes.

Por último, aunque las batidoras de mano suelen venir con varillas intercambiables, no disponen de los accesorios avanzados que puedes encontrar para una batidora amasadora.

#3. Batidoras manuales

Aunque no son tan populares como otros tipos de batidora, las manuales tienen su sitio en algunas cocinas gracias a la posibilidad de mezclar rápidamente porciones pequeñas de ingredientes. Además, no necesitan electricidad para funcionar.

¡ahora en oferta!Bestseller No. 1
Bestseller No. 2

Suelen estar hechas de un plástico resistente y tienen una manivela en la parte superior que te permite mezclar y batir rápidamente los ingredientes sin tener que usar una cuchara o unas varillas.

Además, como son tan portátiles, las batidoras manuales son perfectas para llevártelas contigo de acampada o a un picnic.

batidora manual

De esta forma, al contrario de lo que ocurre con otros tipos de batidora, podrás montar nata o mezclar un aderezo o una salsa mientras estás fuera de la cocina.

#4. Batidoras de mano / amasadoras

A veces, hay personas que quieren tener lo mejor de una batidora de mano y una amasadora. En ese caso, es posible comprar una batidora que se pueda usar de ambas maneras.

Estas batidoras son una combinación de una batidora de mano ligera que se puede sujetar en un soporte para crear una amasadora.

A continuación, estos tipos de batidora se pueden convertir fácilmente de una amasadora a una batidora de mano sin más que apretar un botón.

Por lo tanto, te será fácil cambiar entre ambos dispositivos según lo necesites.

En cualquier caso, es importante que te asegures de que estas batidoras sean lo bastante potentes como para mezclar masas espesas y mesadas, ya que es posible que quieras usarlas para amasar pan.

Otro factor importante es el tamaño, ya que debes asegurarte de disponer de espacio suficiente para guardarla.

Por suerte, al contrario que las batidoras amasadoras normales, estos tipos de batidora se pueden desmontar en dos partes más pequeñas que son más fáciles de guardar de manera individual.

#5. Batidoras de zumos

Pues sí. Cuando quieres comprar licuadora barata, estas también son un tipo de batidora pero para zumos y productos mucho más aguados.

Mira la guía que te hemos enlazado.

Qué tienen los tipos de batidoras

Cabezal abatible

Una de las características que debes buscar en una batidora amasadora es un cabezal abatible.

Eso le permite al usuario incorporar más ingredientes al bol de mezclas sin tener que inclinarlo para tener espacio suficiente.

De esta forma, cuando utilizas un cabezal abatible, tienes que parar la batidora para que los ingredientes no salpiquen por todas partes. Sin embargo, al abatir el cabezal hacia atrás, tendrás suficiente espacio para añadir fácilmente ingredientes como mantequilla, harina u otros condimentos.

No todas las batidoras amasadoras vienen con esta característica, pero si preparas de forma habitual recetas que lleven mucho trabajo y tienes que realizar varios pasos y añadir múltiples ingredientes en un momento posterior del proceso de mezclado, entonces no hay ninguna duda de que querrás tener en cuenta esta característica al valorar los distintos tipos de batidora para comprar una.

Diseño retro

Aunque cada vez más personas quieren tener cocinas modernas y al día, también hay quienes prefieren el aspecto retro.

Una forma de hacer que tu cocina tenga un look más retro a la vez que te aseguras de que sea completamente funcional es buscar entre los distintos tipos de batidora que existen y dejar a la vista en tu cocina una que tenga ese diseño retro.

Estas batidoras funcionarán tan bien como las más modernas que puedas comprar, aunque es posible que no tengan todos los accesorios u opciones de velocidades de las que sueles disfrutar.

En cualquier caso, cuando busques entre los distintos tipos de batidora para comprar una, es importante que te asegures de que el cableado se conecta de forma segura.

De esta forma no tendrás que preocuparte de que el cable se quede corto durante su uso.

Asas

Cuando has estado amasando, es muy habitual que el bol llegue a pesar un montón debido a la masa situada en su interior.

Si quieres que levantarlo sea lo más fácil posible, entonces es importante que optes por un bol que tenga asas.

Al contrario de lo que ocurre con los boles que no disponen de ellas, esta característica te facilitará enormemente la tarea de levantar tu bol de la batidora y colocarlo en otro lugar de tu cocina.

Esto también es útil a la hora de mezclar ingredientes muy fríos que no quieres que se calienten al sujetar el bol con las manos, de forma que afecte negativamente al plato final.

Protector contra salpicaduras

Es muy habitual tener que añadir los ingredientes en los pasos más avanzados de una receta. Sin embargo, si lo haces sin cuidado, podrías acabar poniendo perdida tu cocina.

Una forma de evitar esto es optar por una batidora amasadora que venga con un protector contra salpicaduras.

Este accesorio se coloca fácilmente en la parte superior del bol para que puedas verter los ingredientes secos con cuidado pero sin preocuparte de que salpiquen por toda tu encimera.

Cuando vayas a comprar una batidora amasadora con un protector contra salpicaduras, tendrás que asegurarte de que tenga un hueco lo bastante ancho como para añadir grandes cantidades de ingredientes al mismo tiempo.

Esto te garantizará que todos los ingredientes se mezclen de manera uniforme. Además, te evitará tener que añadir poco a poco ingredientes como la harina.

Arranque suave

Algunos tipos de batidora vienen con una función opcional de arranque suave que te permite añadir los ingredientes sin preocuparte de ponerlo todo perdido al encender la batidora.

De esta forma, al usar esta característica podrás poner en marcha la batidora con el bol lleno de ingredientes sin preocuparte de posibles derrames.

El arranque suave enciende lentamente la batidora a velocidad lenta para que tus ingredientes se mezclen por completo antes de batirlos a mayor velocidad.

Esto te garantizará que no se quede pegado nada en el fondo o en los laterales del bol, además de reducir las posibilidades de ponerlo todo perdido.

Almacenamiento de accesorios

Un problema de los distintos tipos de batidora, pero en especial de las de mano, es que es muy fácil perder los accesorios cuando no los usas.

En vez de rebuscar por los cajones para encontrar tus batidores o tus ganchos de amasar, puedes buscar tipos de batidora que dispongan de almacenamiento incorporado en los laterales.

De esta forma, ya no tendrás que volver a perder tiempo buscando tus accesorios.

Los batidores se podrán insertar y extraer fácilmente de este almacenamiento para que puedas usar distintos accesorios en la misma receta.

Esto también te garantizará que los batidores no se lleguen a estropear, y que tampoco se caigan en el fondo de un cajón de forma que no los encuentres.

Apta para el lavaplatos

Cuando hayas terminado de cocinar o de mezclar tu masa de repostería, es normal que no te apetezca demasiado limpiar, ya que requiere más trabajo y te puede llevar demasiado tiempo.

Así que en vez de dejar en remojo las piezas de la batidora para usarlos más adelante o de frustrarte por tener que lavarlos a mano, puedes buscar tipos de batidora que sean aptos para el lavavajillas.

Esto no sólo te permitirá que todo esté correctamente limpio según tus estándares, sino que también te permitirá ahorrar un montón de tiempo y de agua al tener que lavar a mano las distintas partes de la batidora.

Tipos de velocidades

3 niveles

Si no vas a preparar muchas recetas ni necesitas una batidora especialmente potente, entonces una batidora de mano que sólo tenga tres opciones puede ser suficiente para ti.

Estos tipos de batidora no serán capaces de batir a velocidades increíblemente altas, pero resultan ideales para mezclar ingredientes de forma habitual.

6 niveles

Las batidoras de mano que dispongan de seis velocidades te proporcionarán más potencia que las que tienen menos.

Además, son geniales para cocinar distintos tipos de platos.

De esta forma, podrás recurrir a ellas no sólo para mezclar salsas, sino que suelen ser lo bastante potentes como para preparar masa de galletas.

Por desgracia, ni siquiera a su máxima potencia podrán amasar pan.

12 niveles

Normalmente, las amasadoras tendrán más velocidades que otros tipos de batidora.

Por lo tanto, elegir una que te ofrezca muchas velocidades distintas te garantizará que puedas mezclar, montar y batir correctamente cualquier cosa que estés preparando.

Las velocidades más bajas son mejores para empezar a mezclar los ingredientes y para batirlos suavemente.

Por otro lado, las velocidades más rápidas son perfectas para montar nata hasta que se formen picos, así como para incorporar un montón de aire a las claras de huevo.

Al elegir una batidora con 12 velocidades o más, podrás ajustar fácilmente la intensidad del batido para que no tengas que preocuparte de que los ingredientes estén poco o demasiado mezclados.

Tamaño

Hasta 4 litros

El tamaño de tu bol de mezclas será de gran importancia a la hora de determinar la cantidad de ingredientes que podrás mezclar a la vez.

Si tienes una familia pequeña o prefieres cocinar menores cantidades, entonces no necesitarás un bol de mezclas que sea especialmente grande, ya que ocupará demasiado espacio en tu cocina.

Por otro lado, usar un bol de mezclas que sea demasiado pequeño para la tarea que quieres realizar puede dificultar la incorporación uniforme de todos los ingredientes.

Además, en este caso normalmente tendrás que acabar la mezcla a mano usando unas varillas o una cuchara.

5-6,5 litros

Los boles de mezcla más grandes son ideales para poder preparar una mayor cantidad de comida al mismo tiempo.

Así que si sueles preparar recetas para fiestas o tienes una familia grande, entonces necesitarás un bol que sea ligeramente mayor.

Con cualquiera de los tipos de batidora que existen, es importante que no llenes demasiado el bol, ya que esto puede hacer que el motor de la batidora se sobrecaliente.

ntender las cantidades correctas que debes verter en la batidora te garantizará que no tendrás problema de cara a que los ingredientes se mezclen por completo.

Material del bol

Acero inoxidable

El acero inoxidable es probablemente el tipo de material más popular que se utiliza para los boles de las batidoras amasadoras, y por un buen motivo. Es increíblemente atractivo y durará mucho tiempo.

Además, es poco probable que se abolle o se estropee si se te cae.

El interior de estos boles se puede arañar con facilidad, pero se trata sobre todo de un daño estético que no afectará a su funcionalidad.

Otra ventaja de usar un bol de acero inoxidable es que si vas a batir ingredientes muy fríos (por ejemplo, al preparar un helado o montar nata), puedes meterlo antes en el congelador para que esté lo bastante frío sin tener miedo de que se estropee.

Vidrio

Hay varios motivos por los que querrías usar una batidora amasadora con un bol de vidrio.

En primer lugar, te permitirá comprobar que todos los ingredientes se hayan mezclado sin tener que parar la batidora y meter una cuchara en la masa.

Pero además tampoco tendrás que preocuparte de que se estropee por culpa de los ingredientes.

Al contrario de lo que ocurre con el acero inoxidable, que se puede arañar con facilidad al añadir ingredientes duros o afilados a la mezcla, el vidrio es muy resistente y es poco probable que se estropee.

El problema del vidrio con todos los tipos de batidora es que se puede romper si se te cae, y comprar un bol de recambio puede ser difícil o caro.

Además, no es una buena idea meter tu bol de vidrio en el congelador para que esté frío para batir los ingredientes, incluso aunque esto pueda ayudar a estabilizar la mezcla que estés preparando.

Accesorios

Gancho de amasar

Un gancho de amasar es muy importante si vas a usar tu batidora amasadora para preparar pan.

Al contrario que lo que ocurre con las palas o las varillas, un gancho de amasar mezclará todos los ingredientes del pan sin romper el gluten.

Reforzar el gluten de la masa es la mejor forma de obtener pan con una estructura sólida y que suba bien.

Éste es el motivo por el que debes asegurarte de usar este accesorio con todos los tipos de batidora cuando vayas a mezclar los ingredientes.

De hecho, algunas batidoras de mano también incluyen ganchos de amasar.

Pero si vas a optar por estos tipos de batidora, es importante que te fijes en el esfuerzo que hace el mecanismo para que no acabes quemando el motor al preparar masa de pan.

Batidor de borde flexible

Cuando estás mezclando ingredientes con cualquiera de los tipos de batidora, a veces tienden a pegarse en los laterales y puede ser muy difícil usar una espátula para raspar los bordes del bol.

En vez de tener que preocuparte de parar la batidora e inclinar el cabezal o el bol para poder raspar su contenido, cuando compres una batidora que venga con un batidor de borde flexible, éste raspará automáticamente el bol al girar y mezclar.

Esto te garantizará que todo se mezcla de manera uniforme, y te evitará tener que preocuparte de usar una espátula para despegar los ingredientes del lateral del bol.

Varillas

Los distintos tipos de batidora suelen venir con un accesorio de varillas que se puede usar en vez de los batidores normales.

Las varillas son una excelente manera de batir una masa ligera, de montar nata para poner encima de un postre o de espumar unos huevos.

Eso sí, asegúrate de elegir unas varillas que estén hechas de acero inoxidable y que no sean tan tupidas como para que resulte difícil limpiarlas o como para que los ingredientes no puedan atravesar los laterales para mezclarse de manera uniforme.

¿Pensando en cuál deberías adquirir?

En este caso, mira nuestra guía-comparativa sobre qué batidora comprar.

Historia rápida de la primera batidora

La primera batidora fue una amasadora inventada por Herbert Johnson, un ingeniero estadounidense que trabajaba para la Hobart Manufacturing Company.

La inspiración le surgió después de que Johnson viera a un panadero trabajar laboriosamente mezclando la masa de pan con una cuchara metálica.

En 1915, Hobart había vendido 80 amasadoras de 75 litros a panaderos profesionales.

En 1919, Hobart presentó las primeras amasadoras de sobremesa de 5 litros, llamadas KitchenAid, que pesaban 30 kilos y tenían un precio elevado.

En 1936, el diseñador Egmont Ahrens rediseñó la amasadora KitchenAid para darle su emblemática forma más ligera y moderna, lo que también hizo que fuera mucho más asequible para las masas.