Raciones de combate: ¿cuáles comprar y qué tener en cuenta en 2019?

Antes de pasar a la guía que te hemos preparado para comprar raciones de combate, decir que preguntamos a los lectores que habían comprado.

Les preguntamos si les podían dar una nota según el sabor y sus sensaciones. Estas fueron las 5 ganadoras con mejor puntuación según nuestros usuarios.

Bestseller No. 2
Captain Dave's Case of 12 MRE Entrees from Meals Ready to Eat by
  • Case of 12 MRE Entrees from Meals Ready to Eat
Bestseller No. 3
Military Type MRE MEALS READY TO EAT by MRE
  • Military Type MRE MEALS READY TO EAT
Bestseller No. 4
TRUETECH, INC. Lot of 24 Meal, Ready-TO-Eat FLAMELESS MRE HEATERS by
  • LOT OF 24 MEAL, READY-TO-EAT FLAMELESS MRE HEATERS
Bestseller No. 5
Case of 12 MRE Entrees from Meals Ready to Eat by Captain Dave's
  • Case Of 12 mre Entrees from Meals Ready to Eat by Captain Dave 's

Recibo un montón de preguntas a diario por parte de los que son nuevos en el mundo de las raciones de combate. Por lo tanto, me decidí a escribir una guía para principiantes sobre raciones de combate y MREs.

Hay una desconcertante variedad de raciones de combate y MREs disponibles en todo el mundo. Y precisamente ése es uno de los aspectos que hace que sean tan interesantes.

Una MRE es una ración de comida militar. El acrónimo significa “Meal, Ready to Eat” (es decir, “Comida, Lista para Comer”).

Sin embargo, si preguntas a cualquier soldado que puede que haya tomado demasiadas de estas comidas empaquetadas, podrás oír otras interpretaciones originales de esas tres letras: “Meal, Rarely Edible” (“Comida, Raramente Comestible”), “Meal, Resembling Excretions” (“Comida, que Recuerda a Excrementos”) o “Meal, Refusing to Exit” (“Comida, que se Niega a Salir”), entre otras.

Pero a pesar de estas asociaciones de ideas tan poco agradables, las raciones de combate son preferidas tanto por entusiastas de las técnicas de supervivencia como por el personal de gestión de emergencias gracias a su elevado contenido de calorías y a su gran duración.

Y, para ser sincero, para nada saben tan mal. Para demostrarlo, realicé una cata de raciones de combate con el fin de comparar los elementos del menú que proporcionaban distintos fabricantes. Se dice que el hambre es el mejor aderezo, así que espero que tengas la suficiente para esta cata.

La historia de las raciones de combate

Desde los días de las primeras tropas estadounidenses que combatieron en la Guerra de Independencia, la nutrición ha sido reconocida como un elemento fundamental en la eficacia de un combatiente. Las primeras raciones para los soldados estadounidenses eran cosas como cerdo en salazón, pan duro y cerveza.

A principios del siglo XX, la “Reserve Ration” (o “Ración de Reserva”) pasó a estar formada por 450 gramos de cecina y galletas duras.

En 1938, surgió la “C Ration” (“Ración C”) a modo de mejora, aunque esta comida enlatada era ampliamente aborrecida. Luego, desde 1958 hasta 1975, la “Meal, Combat, Individual” (MCI, es decir, “Comida, Combate, Individual”) pasó a ser la ración de combate preferida, aunque a menudo era tan odiada como la “C Ration”, que se conocía como “C Rats” (o “Ratas C”).

raciones de combate comprarLas primeras MREs aparecieron en 1975, y eran superiores a sus predecesoras tanto en sabor como en valor nutricional. Las MREs son las raciones de combate que siguen usándose a día de hoy.

E incluso aunque están en constante mejora, suponen una enorme diferencia con respecto a la cecina y a las galletas duras de antaño (sin embargo, estoy seguro de que muchos soldados querrían que volviera la ración de cerveza).

Las marcas

Las raciones de combate “de verdad” suelen ser propiedad del gobierno, y no están a la venta para los civiles.

Sin embargo, las raciones de combate civiles suelen estar hechas por los mismos fabricantes, sólo que enfocadas al mercado civil. En cuanto empieces a comprar raciones de combate, te darás cuenta de que fabricantes como Wornick, Ameriqual y SoPakCo han existido desde hace décadas.

También hay otras empresas nuevas en el mercado pero, pese a ello, con años de producción a sus espaldas, como International Meals Supply y Meal Kit Supply. Es posible comprar raciones de combate civiles de Wornick bajo la marca Eversafe. Por otro lado, Ameriqual vende estas comidas con el nombre Apack.

En cuanto a Sopakco, podrás comprar sus raciones de combate para civiles con el nombre Sure-Paks. Por último, International Meals Supply vende una marca llamada MREStar, mientras que Meal Kit Supply vende raciones de combate civiles bajo su propia marca.

Todos estos productos están fabricados en EEUU, y están supervisados por el Departamento de Agricultura de dicho país. Si vas a comprar raciones de combate de estas marcas, te encontrarás con productos muy similares a los MREs militares, normalmente usando los mismos componentes.

Y ahora una recomendación sobre comprar raciones de combate civiles: es posible que las que están a la venta en eBay o en ferias y otros eventos sean algo más baratas que las compradas directamente al fabricante. Sin embargo, no sabes cómo se han almacenado. Es posible que se hayan dejar en el maletero de un coche o en el caluroso garaje de alguien durante años.

Duración de una ración de combate

La mayoría de las raciones de combate vienen en paquetes que se pueden esterilizar. Estos envases están formados por una robusta combinación de capas de poliéster, papel de aluminio y polipropileno.

Permiten proteger alimentos esterilizados con fines comerciales durante largos periodos de tiempo, a menos que se perforen o que se manipulen de forma brusca mientras están congelados.

La temperatura es el principal factor en la duración de una ración de combate. A continuación te mostramos durante cuánto tiempo puedes esperar que duren a distintas temperaturas:

Temperatura / Duración:

  • 21°C ………… 5,5 años
  • 27°C ………… 4 años
  • 32°C ………… 2,5 años
  • 38°C …….… 1,5 años

Para proteger tus raciones de combate y lograr que alcancen la máxima duración, almacénalas en un lugar fresco y seco al que no puedan acceder los roedores.

Si no puedes garantizar la ausencia de ratas y ratones, mete las raciones de combate en un contenedor metálico. Un lugar ideal para guardar estas raciones es un sótano seco o un armario fresco.

Platos principales

Los platos principales son el elemento fundamental de una ración de combate. Una caja suele incluir 12 raciones, y en muchos casos sólo se repiten uno o dos menús. Desde 1993, han pasado a formar parte del repertorio multitud de comidas vegetarianas, kosher y halal, para así adaptarse a los cambios en el personal del ejército.

La mayoría de las opciones de menú suelen gustar, pero todo el mundo tiene sus favoritos. En esta ronda de catas, las alubias con chile de Meal Kit Supply y el estofado de carne de Eversafe fueron mis platos principales favoritos. El chile estaba rico y tenía sabor a carne con un toque picante, así que sabía casi como si fuera casero.

En cuanto al estofado de carne de Eversafe, está hecho con máquinas de picar carne estaba delicioso y era muy saciante. Ahora bien, la hamburguesa de cerdo de Eversafe fue el único plato principal que espero no tener que volver a ver jamás. Por otro lado, las gachas con manzana y jarabe de arce fueron la sorpresa de esta cata.

Me recordaron a la primera novia de un friki: difícil de dirigirle la mirada, pero muy dulce y agradable.

Plato principal ganador: alubias con chile de Meal Kit Supply. ¡Iguales que las que solía hacer mi madre!

Hidratos de carbono

Las galletas saladas, el pan de maíz, las tortillas de maíz y otros productos de panadería suelen ser sabrosos en todas las marcas, aunque las galletas saladas podrían tener algo más de sal (por favor, que usen algo de la sal de los platos principales), y las tortillas de maíz son algo gomosas.

El arroz estaba espantoso en todas las marcas. Debe de ser por algo relacionado con el proceso de envasado, porque incluso el arroz precocinado que se puede comprar en las tiendas comparte las desafortunadas características del arroz que puedes comer al comprar raciones de combate.

Tanto si se sirve caliente como frío, esta gelatinoso y tiene un extraño sabor a “malta”. ¿Alguien quiere mis paquetes de arroz?

Hidratos de carbono ganadores: las galletas saladas de MREStar. Son crujientes, sabrosas y sorprendentemente saciantes.

Bebidas

Algunas están deliciosas, pero otras no tanto. Parece como si fuera una ruleta de las bebidas. Es posible que el “Polvo de Batido de Fresa” de MREStar tenga un nombre sospechoso, pero cuando se mezcla con agua se convierte en maná del cielo de color rosa y sabor dulce.

Por otro lado, el polvo de limonada de APack me hizo pensar que había echado polvo de tiza en el agua. Por suerte, puedes recurrir a los paquetes de azúcar que se incluyen entre los accesorios para mejorar las bebidas mediocres. Normalmente, tendrás varias oportunidades de ganar en la ruleta de las bebidas con cada ración de combate. El motivo es que cada una suele incluir tres paquetes distintos de bebida en polvo (café, cacao y electrolitos).

Bebida ganadora: el batido de fresa de MREStar. ¡Sabe mucho mejor de lo que suena!

Tentempiés

Los tentempiés pueden proporcionarte todo el amor que pueda haber escatimado el plato principal, y suelen tener sorpresa. Si abres un paquete de “Caramelos de tofe” o “Galletas de chocolate”, es posible que te encuentres con productos que puedes encontrar en tu vida cotidiana y que incluso te recuerden a las meriendas de tu infancia.

Y por si no lo he dicho, estoy enamorado del maíz tostado de MREStar. Estos aperitivos dan en la diana, al contrario que el arroz y algunas de las bebidas.

Tentempié ganador: las galletas con pepitas de chocolate de Eversafe. ¿Quién las ha hecho, unos duendes?

Calentadores

Cuando vayas a comprar raciones de combate, verás que incluyen un calentador de ración sin llama (en inglés FRH, o Flameless Ration Heater). Se trata de un elemento que aumenta la moral, mejora el sabor de la comida y resulta muy apreciado en climas fríos.

Estas bolsas calentadoras tienen una duración de cinco años, y proporcionan al menos suficiente calor como para calentar el plato principal de tu ración de combate. Para usarlos, sólo tienes que llenar la bolsa de agua hasta la línea indicada, y entonces el calentador se activará.

En uno o dos minutos, alcanzará una temperatura elevada que mantendrá durante unos 10 minutos. Algunas marcas, como MREStar, utilizan una mayor cantidad de estos gránulos calentadores, lo que te será suficiente como para calentar el plato principal, la guarnición y puede que incluso una bebida.

En emergencias durante situaciones de frío, estos calentadores también se pueden usar para calentar comida en lata y otros objetos. Además, se pueden colocar entre las capas de ropa para servir como calentador corporal humeante pero calentito. La temperatura más alta que medí fue de 71 grados Celsius en el calentador de Meal Kit Supply.

Calentador ganador: el de MREStar. Alcanzó una mayor temperatura y durante más tiempo que el resto.

Accesorios

Todo el mundo necesita accesorios, pero no estoy contento con los últimos cambios que hemos visto en este aspecto en concreto. Atrás quedaron los pequeños rollos de papel higiénico, las diminutas botellas de tabasco, las cerillas y el resto de regalos.

Si vas a comprar raciones de combate a día de hoy, verás que incluyen una cuchara, paquetes de azúcar, sal, pimienta, una servilleta, una toallita húmeda y puede que un poco de chicle (o puede que no).

Preguntas frecuentes antes de comprar raciones de combate

¿Qué es una ración de combate? ¿Qué es una MRE? ¿Cuál es la diferencia?

Una ración de combate es la asignación de comida entregada a un soldado. Normalmente se proporciona toda la comida de un día en un único paquete. De esta forma, un “paquete de ración” supone 24 horas de comida y otros suministros para un soldado típico.

Por otro lado, MRE significa “Meal, Ready to Eat” (es decir, “Comida, Lista para Comer”). Las MREs se pueden comer calientes o frías sin requerir ningún tipo de preparación.

La comida que se entrega a un soldado en un paquete de ración puede incluir MREs (comidas listas para comer), raciones de combate que requieren de cierta preparación (por ejemplo, comida liofilizada o enlatada), o cualquier combinación de elementos listos para comer con otros que necesitan algún tipo de preparación.

¿Por qué comprar raciones de combate internacionales? ¿Y MREs?

La comida militar para uso en combate (raciones de combate y MREs) comparte varias características muy útiles:

  1. Tienen una gran duración: esta duración oscila entre 2 y más de 10 años, dependiendo del tipo. Tras comprar raciones de combate, puedes guardarlas en cualquier sitio y olvidarte de ellas hasta que las necesites.
  2. Son densas en calorías: el contenido calórico de una ración de combate es de al menos 1.200 calorías por unos 600 gramos. Los paquetes de ración de 24 horas pueden superar las 5.500 calorías en menos de 2,25 kilos.
  3. Son prácticas: un útil paquete que suele ser hermético y sumergible proporciona todo lo necesario para un soldado.
  4. Son kits de supervivencia: los paquetes de ración suelen incluir otros artículos necesarios además de comida, entre los que se encuentran toallas, combustible, pastillas potabilizadoras de agua, cerillas, papel higiénico, vitaminas y artículos de aseo como cepillos de dientes y toallitas húmedas.
  5. La comida es increíble: al contrario de lo que se suele pensar, la calidad de la comida de las raciones de combate internacionales es bastante buena, si acaso un poco sosa. Las regulaciones alimentarias de la Unión Europea y la OTAN son mucho más estrictas que las de otros países como EEUU. Por lo tanto, al comprar raciones de combate internacionales estarás haciéndote con comida que está mínimamente procesada y tiene muy pocos conservantes, colorantes o aditivos. Por ejemplo, las raciones de combate francesas incluyen cosas como ostras, jabalí, venado y ternera. Los menús españoles incluyen calamar, pulpo y cordero. Se trata de comida natural, y está diseñada para que les guste a los soldados y que éstos la coman. Además, se suelen incluir de forma destacada platos nacionales, como el curry (Reino Unido), las salchichas (Polonia) y la kasha (Rusia).
  6. Son nutritivas: las raciones de combate están diseñadas para ser extremadamente nutritivas. Los soldados queman miles de calorías. Por lo tanto, los MREs y las raciones de combate poseen un equilibrio perfecto de proteínas, grasa, hidratos de carbono y electrolitos. Además, incluyen alimentos que mejoran el rendimiento a corto plazo, como el chocolate y la cafeína.
  7. Tienen una gran relación calidad-precio: es posible que al comprar raciones de combate éstas puedan parecer caras. Sin embargo, debes tener en cuenta que llevar a tu familia a cenar a un restaurante es probable que te salga al menos por 30-50 € por una única comida. Sin embargo, un paquete de ración para 24 horas que pueda alimentar a tu familia por una comida o durante todo un día cuesta lo mismo, es duradero, práctico, nutritivo, portátil, etc.

Qué buscar

  1. Subastas con fotos. Cuando vayas a comprar raciones de combate, es preferible que la subasta tenga una imagen del producto que recibirás realmente. Evita subastas que no tengan imágenes, ya que es posible que no se trate de raciones de combate militares auténticas.

Cosas a evitar

  1. Si quieres comprar raciones de combate militares auténticas, asegúrate de que lo afirmen claramente. Algunas de estas raciones son en realidad de buenas marcas de raciones de combate civiles (como Sopakco y Ameriqual), mientras que otras son genéricas o de marcas blancas. Si quieres comprar raciones de combate no militares, entonces no hay ningún problema.
  2. Evita subastas que publiciten raciones de combate con “especificaciones militares”. En estos casos se suele tratar de raciones de combate civiles hechas por Wornick (la marca es Mil-Spec). Aunque por las palabras usadas pueda parecer que son militares de verdad, en realidad no lo son. Otro truco en este sentido es utilizar expresiones como “son idénticas a las raciones militares”. Es decir, que no son raciones de combate militares auténticas.

Por otro lado, también es posible encontrarse con descripciones como ésta: “cada comida contiene un plato principal, guarnición, postre, paquete de accesorios (sal, pimienta, salsa picante, papel higiénico, chicle, servilleta y cuchara), mermelada, queso o mantequilla de cacahuete”.

Aunque pueda parecer una descripción muy completa, lo que falta es el calentador de ración sin llama (en inglés FRH, o Flameless Ration Heater). Las raciones de combate auténticas tienen estos calentadores, pero las civiles no. En algunos sitios piden hasta 1 euro por un calentador.

  1. Envío. Cuando vayas a comprar raciones de combate, las condiciones de envío más razonables consisten en que el vendedor te cobre los gastos reales sin ningún tipo de comisión por “gestión” (esto es un timo). Unos gastos de envío fijos pueden ir a tu favor o en tu contra, dependiendo de la subasta. Si alguien quiere cobrar 20 € por el envío en todos los casos pero vive cerca de ti, es probable que acabes pagando más de lo que deberías. Sin embargo, si el vendedor quiere cobrar 10 € por los gastos de envío y vive lejos, es posible que sea una buena oferta para ti.
Raciones de combate: ¿cuáles comprar y qué tener en cuenta en 2019?
5 (100%) 1 vote
raciones de combate comprar