Saltar al contenido

Ollas para cocinar al vapor: ¿cuál es mejor en 2019?

¿Pensando en comprar ollas para cocinar al vapor que sea buena y barata? le preguntamos a nuestros lectores que habían comprado una en los últimos meses, qué nota la daban a su modelo.

Estas fueron las 7 ganadoras más votadas, para que lo puedas tener como referencia como mejores modelos.

¡ahora en oferta!Bestseller No. 1
Russell Hobbs Cook@Home - Vaporera de 3 recipientes apilables con capacidad de 9L, cubeta para...
  • Un método para una cocina saludable y práctica que conserva el máximo de nutrientes y vitaminas
Bestseller No. 2
¡ahora en oferta!Bestseller No. 3
BRA - Cestillo multiusos de acero inoxidable para una cocina al vapor.
  • Fabricado en acero inoxidable de la mejor calida 18/10
Bestseller No. 5
Kopf Josie - Cesta de cocción al vapor, Ø 20 cm, altura 9,5 cm, acero inoxidable
  • Tipo: cesta de cocción al vapor/medidas: 20 cm, altura: 9,5 cm
Bestseller No. 6
Tower 3 Cacerolas para cocinar al Vapor, 18 cm, Acero Inoxidable
  • Cocina al vapor una gran variedad de alimentos en casa desde verduras hasta pescados, con base encapsulada...
¡ahora en oferta!Bestseller No. 7
Aicok Vaporera Eléctrica, 9 L Vaporera con 3 Recipientes Apilables, Pantalla LED Temperatura y...
  • Vaporera Potente y Gran Capacidad - Su motor de 800W le permitirá disfrutar de deliciosa comida en tan poco...

Cómo usar una olla para cocinar al vapor

Cocer al vapor es una manera fantástica de preparar tus alimentos sin sacrificar su valor nutricional ni su sabor.

También es una de las maneras más sencillas de cocinar tus verduras después de un largo día de trabajo. Sin embargo, a pesar de las ventajas nutricionales de las verduras al vapor, muchos cocineros domésticos se preguntan cómo usar una olla para cocinar al vapor en el ajetreo de sus vidas cotidianas.

La respuesta es muy sencilla: pones a hervir algo de agua y dejas que el vapor cocine la comida.

Aunque pueda sonar bastante sencillo y evidente, dominar este estilo de cocción requiere algo de paciencia y aprendizaje.

En el camino cometerás algunos errores y probablemente arruinarás algún que otro plato, pero no dejes que esto te desanime.

A medida que aprendas cómo cocinar al vapor, pronto empezarás a notar que tus verduras saber mejor y el proceso será cada vez más sencillo.

Para ayudarte a que te pongas manos a la obra, echemos un vistazo más de cerca a los distintos tipos de ollas para cocinar al vapor, así como a algunos de nuestros consejos y trucos favoritos para que aprendas a preparar tus verduras al vapor como si fueras un profesional.

Elige tu olla para cocinar al vapor: eléctrica o de fogón

Antes de aprender cómo usar una vaporera, debes entender de forma general el tipo al que pertenece la que vas a usar.

A continuación incluimos un rápido resumen de los dos tipos de vaporeras que es más probable que vayas a usar:

Ollas vaporeras

Una olla vaporera es la forma más habitual de preparar verduras al vapor.

Dispone de un sencillo accesorio en forma de cesta que se inserta directamente en la olla, y que se puede usar sobre un fogón o en el microondas.

El concepto es bastante simple: sólo tienes que añadir un poco de agua en la olla, colocar tus verduras en la cesta y luego cerrar tapa.

Cuando el agua se ponga a hervir, el vapor se quedará en el interior y cocinará tus verduras.

El tiempo de cocción de las verduras variará dependiendo de su tipo y cantidad.

Normalmente, deberán quedar lo bastante blandas como para poder atravesarlas fácilmente con un tenedor, pero tendrían que conservar un poco de firmeza.

Si quedan pastosas, querrá decir que las has cocinado demasiado tiempo.

Por otro lado, preparar carne al vapor es un poco más complicado. La piel del pescado debería levantarse en la parte más gruesa cuando esté hecho.

En cuanto al pollo, siempre deberías cocinarlo del todo hasta que se hagan las partes centrales.

Vaporeras eléctricas

Una vaporera eléctrica sigue el mismo principio que las ollas para cocinar al vapor, pero se trata de un electrodoméstico independiente diseñado para colocarlo en la encimera y hacer todo el trabajo por ti.

ollas para cocinar al vaporSólo tienes que añadir el agua y las verduras que tengas pensado preparar al vapor, cerrar la tapa y elegir la configuración adecuada de entre las disponibles en tu modelo concreto. Y eso es todo.

Igual que ocurre con otros electrodomésticos pequeños de cocina, hay muchos tipos de vaporeras eléctricas disponibles para elegir.

Algunas disponen de distintos niveles que te permiten cocinar toda tu cena en el mismo aparato y al mismo tiempo.

Por contra, otras son más pequeñas y sólo podrán cocinar un alimento a la vez. El ejemplo más claro sería un cocedor de arroz eléctrico.

Sea cual sea el tipo concreto por el que te decidas, todos tienen sus propias ventajas e inconvenientes. Así que siempre conviene leer opiniones antes de comprar cualquier electrodoméstico para tu hogar.

6 consejos para usar ollas para cocinar al vapor

Ahora que ya sabes el tipo de vaporera que vas a usar, a continuación te explicamos algunos consejos generales que te resultarán de ayuda para aprender a usarla, y también para que puedas preparar los platos más sabrosos que sea posible.

  1. No añadas demasiada agua

En primer lugar, el elemento más importante a la hora de cocinar al vapor el es agua. Por supuesto, la clave se encuentra en añadir la cantidad adecuada de agua.

Cuando uses una olla para cocinar al vapor sobre un fogón, tendrás que empezar añadiendo agua hasta una altura de entre tres y cinco centímetros.

El agua nunca debe superar el nivel que alcanza la cesta cuando se coloca en la olla, ya que ésta es una de las formas más rápidas de arruinar la comida.

Ahora bien, tampoco debes echar una cantidad escasa de agua, ya que esto podría hacer que la olla se llegue a quemar si el agua se evapora antes de que hayas terminado de cocinar tu comida.

  1. Hierve primero el agua

Cuando estás empezando a aprender a cocinar verduras al vapor, es bastante habitual que quieras echarlo todo en la olla al mismo tiempo y luego encender el fogón.

Sin embargo, es posible que descubras que el plato final queda mejor si primero llevas el agua a ebullición y luego agregas tus verduras o cualquier otro ingrediente.

Cuando el agua esté hirviendo, sólo tendrás que añadir todas las verduras, cerrar la tapa y dejar que empiece el proceso de cocción al vapor.

También es posible que quieras experimentar subiendo o bajando la intensidad del fuego mientras la comida se está cociendo.

  1. No te pases con la cocción

Aquí es donde las cosas empiezan a complicarse.

Una de las tareas más difíciles a las que se enfrenta todo cocinero doméstico es la de llevar todo a la mesa al mismo tiempo manteniéndolo todo caliente y sabroso.

Las verduras al vapor se hacen en cuestión de pocos minutos, así que ponlas en último lugar en tu lista de tareas pendientes.

Sin embargo, seguirá habiendo ocasiones en las que es posible que descubras que tus verduras (o cualquier otro alimento) ya se han hecho antes de estar listo para disfrutar de ellas.

Si te encuentras en esta situación, no será suficiente con apagar el fogón.

Así que en vez de dejar las verduras en la olla, donde se seguirán cociendo lentamente y llegarán a estar pastosas, colócalas en un bol lleno de agua helada.

Esto ayudará a mantener tus verduras crujientes.

  1. Enriquece el vapor usando caldo y hierbas

Aunque la manera más habitual de cocinar al vapor es usando agua, no te limites a ella. Ponte creativo. Infunde a tu comida un sabor ligeramente distinto.

En vez de usar sólo agua corriente, prueba a usar caldo de pollo o de verduras.

O quizás, añádele un poco de sal o limón al agua antes de que empiece a hervir. Y si estás en plan atrevido, agrega algunas hierbas al agua, como ramitos de romero, ajo fileteado, eneldo o hierba limón.

Lograrás un toque de sabor, pero será más suave que si le añadieras las hierbas directamente a la comida.

Ahora bien, cuando hagas estos experimentos, ten en cuenta que podría variar la cantidad de tiempo que tarda el agua en hervir, lo que podría afectar al tiempo total de cocción.

  1. Asegúrate de que el cierre sea hermético

Para poder cocer de forma adecuada la comida usando ollas para cocinar al vapor, éste debe entrar en contacto con la comida.

Si la tapa no cierra del todo bien, entonces se saldrá una pequeña cantidad de vapor y te será más difícil preparar tu comida.

En la mayoría de los casos, esto puede ser simplemente una molestia que alargue el proceso y que altere ligeramente el sabor de la comida.

Sin embargo, en casos más graves (como cuando preparas pollo), es posible que termines con la comida a medio cocinar. La mejor manera de evitar que llegues a servir comida mal preparada es usar un termómetro para carne.

En el caso de las ollas para cocinar al vapor sobre un fogón, a veces la tapa puede quedar algo floja. Cuando esto sea así, prueba a colocar un trapo de cocina entre la parte superior de la olla y la tapa.

En el caso de una vaporera eléctrica, si la tapa se queda floja no deberías usarla.

  1. Prepara la comida antes de cocerla al vapor

Otra forma de cocinar una comida deliciosa cociendo al vapor consiste en preparar los alimentos antes de empezar el proceso de cocción.

En el caso de las verduras, es posible que quieras añadir a la mezcla algunas hierbas, especias o ajo. En vez de echar las hierbas en la olla, embadurna las verduras en un bol que contenga una mezcla de aceite de oliva y hierbas.

Otra posibilidad es hacer un sofrito con ajo y aceite de oliva, y añadirlo a las verduras al final.

Esto también se puede hacer al cocinar pescado o pollo. También es posible que quieras dejar que la carne se marine durante un poco de tiempo.

Conclusión sobre cocinar al vapor

La cocción al vapor es una manera sencilla de preparar los alimentos, sobre todo cuando aprendes a usar las ollas para cocinar al vapor. Igual que ocurre con cualquier accesorio nuevo, aprender puede requerir algo de experimentación.

Pero en cuanto le pilles el truco, podrás improvisar un sabroso bol de verduras o una jugosa pechuga de pollo sin esfuerzo, y todo ello conservando el vapor nutritivo de la comida.

¿Qué características tienen las mejores ollas para cocinar al vapor?

¿Todas las ollas para cocinar al vapor son igual de buenas? Por desgracia, no es así. Existen una serie de características a las que debes prestar atención para escoger una de la máxima calidad.

De esta manera, cuando tengas que tomar una decisión para comprar una olla para cocinar al vapor, deberás tener en cuenta aspectos como el tamaño, el material, los accesorios de cocción al vapor y el precio.

Tamaño

Existen ollas para cocinar al vapor de tamaños muy variados que pueden llegar hasta los 75 litros de capacidad.

El tamaño adecuado que debes escoger dependerá del tipo de alimentos que tienes pensado cocinar y de la cantidad de comida que quieres preparar al mismo tiempo.

Es aconsejable que tomes nota de la altura de la olla desde su base hasta el borde superior (donde se sujeta la cesta para cocinar al vapor los alimentos).

Esta medida no debería ser inferior a la altura de los alimentos que tengas pensado preparar.

En el caso de los ingredientes que se puedan amontonar, la capacidad de la olla debería permitirte preparar las cantidades deseadas al mismo tiempo.

Por supuesto, también puedes cortar los alimentos para que entren mejor, pero es conveniente que la olla tenga capacidad suficiente como para que no tengas problemas en este sentido.

También debes tener en cuenta la posibilidad de que de vez en cuando puedas necesitar cocinar al vapor una mayor cantidad de comida. Por ejemplo, si sueles celebrar eventos con invitados, puede ser aconsejable buscar ollas para cocinar al vapor que tengan algo más de capacidad.

Material

Las ollas para cocinar al vapor están disponibles en aluminio, acero inoxidable, acero al carbono y metal galvanizado.

Las de hierro galvanizado son duraderas y, en general, también suelen ser baratas. Eso sí, pueden llegar a ser bastante pesadas, lo que a veces puede resultar un problema en el caso de tener una vitrocerámica con una superficie de tipo vidrio.

En cualquier caso, recomendamos las ollas para cocinar al vapor hechas de aluminio y acero inoxidable de alta calidad, ya que suelen ser relativamente ligeras, resistentes y fáciles de limpiar. Además, estos materiales son buenos conductores del calor.

Cesta vaporera

La cesta vaporera es la pieza característica de las ollas para cocinar al vapor. Si no la tuvieran, se trataría de ollas normales.

Normalmente se trata de una cesta que evita que los alimentos se sumerjan directamente en el agua. Los agujeros de los que dispone permiten que el vapor se introduzca para cocinar los ingredientes.

Tapa

La tapa de las ollas para cocinar al vapor debe ser lo bastante pesada y ajustada como para evitar que el vapor y el calor salgan de la olla.

También es posible colocar una toalla entre la parte superior de la olla y la tapa, pero lo mejor será que la tapa se ajuste bien desde el principio.

Algunos cocineros prefieren las tapas de vidrio porque permiten ver a través de ellas sin tener que abrir las ollas, lo que hace que se salga el vapor.

Otras características

Hemos mencionado los aspectos más importantes que debes tener en cuenta. Sin embargo, es posible que también quieras fijarte en otras características.

En el caso de las ollas más grandes, lo más seguro es que dispongan de asas remachadas. Además, es posible que algunos cocineros prefieran que las asas también sean frías al tacto.

Por otro lado, será una ventaja adicional si la olla para cocinar al vapor también se puede usar como olla normal o como freidora. Esto hará que resulte más versátil en la cocina, ya que es posible que no cocines alimentos al vapor todos los días.

Ollas para cocinar al vapor: ¿cuál es mejor en 2019?
5 (100%) 1 vote