Saltar al contenido

Barbacoa de butano: ¿cuál es mejor comprar en 2018?

Si estás buscando una barbacoa de butano, te hemos hecho el trabajo duro. Le preguntamos a nuestros lectores que habían comprado una, qué nota le daban a sus modelos. Terminamos con una clasificación de las 3 ganadoras más votadas. Aquí las tienes.

Bestseller No. 1
Bestseller No. 2
Barbacoa a gas con termómetro digital – BBQ y grill de acero – negro
  • Quemador lateral diseñada para ollas/sartenes hasta 16 - 24 cm de diámetro
Bestseller No. 3
Butsir BARB0006 - Barbacoa a Gas butano
  • Estructura de acero pintado

Y en el caso de que tengas dudas de cuál deberías comprar, te hemos preparado una guía. Aún así te recomendamos que vuelvas a los modelos anteriores, porque bueno, nuestros lectores nunca fallan.

Guía rápida sobre barbacoas de butano

Una de las principales razones por las que los cocineros caseros prefieren las barbacoas de butano frente a las de carbón vegetal es su facilidad de uso.

barbacoa de butanoNo hay más que apretar un botón, girar un regulador y al instante estarás dándole la vuelta a unas hamburguesas con una cerveza en la mano: no hace falta una chimenea para el humo del carbón, ni tienes que preocuparte de las distintas zonas de calor como pasa con el soplete de gas butano.

Las barbacoas de butano permiten el lujo distintivo de encenderse y precalentarse sin esfuerzo. Pese a ello, hay algunas cosas que tienes que tener en cuenta antes de poner la carne en la parrilla.

Una barbacoa limpia es una barbacoa fácil de usar

Tanto si tu barbacoa está usada como si está recién sacada de su caja, te conviene asegurarte de que esté limpia y lista para darlo todo antes de encenderla. Los fabricantes de barbacoas recomiendan limpiarlas al menos una vez al año (mejor si son dos) para obtener el mejor rendimiento.

Asegúrate de que has quitado la bombona de butano y empieza quitando y fregando la parrilla. Luego, limpia las partes de la barbacoa situadas debajo de la parrilla, prestando especial atención a los tubos de los quemadores.

Además, limpia el interior de la tapa antes de pasar un trapo por el exterior. Consulta tu manual de usuario siempre que sea posible para conocer los aspectos específicos de la limpieza de tu barbacoa.

Consejo avanzado: una parrilla limpia creará unas mejores marcas en la comida y evitará la principal causa de que los alimentos se peguen (una parrilla sucia).

Comprueba la bombona de butano

Una vez que tu barbacoa esté limpia, tendrás que conectar una bombona de gas. En el caso de las barbacoas de butano, podrás comprar bombonas en muchas gasolineras. La primera vez que compres una será la más cara, ya que pagarás por la propia bombona además de por el butano.

Sin embargo, la próxima vez que compres una, podrás devolver la primera que compraste a cambio de otra por un precio menor.

Mantén la seguridad: las bombonas de butano deberían guardarse siempre en el exterior. No pasa nada por dejar la bombona debajo de la barbacoa, siempre que esté desconectada y que la barbacoa esté cubierta con una funda. Ahora bien, si vas a guardar la barbacoa en un garaje o un cobertizo, la bombona debe quedarse fuera.

¿Qué hay del gas natural para hacer barbacoas?

El gas natural es un combustible alternativo al propano y al butano cuya popularidad ha aumentado en los últimos años. Aunque el coste de instalación del gas natural es prohibitivo, el combustible sale más barato a largo plazo.

Por otro lado, el gas natural parece más “limpio”, pero es menos potente. Así que considera el gas natural para la cocina de exterior de tus sueños o para una barbacoa fija, pero limítate al butano y al propano si eres nuevo haciendo barbacoas o sólo las preparas de vez en cuando.

Encendiendo la barbacoa

En cuanto el butano esté conectado y la válvula de la bombona esté abierta, habrá llegado el momento de encender la barbacoa:

  1. Asegúrate de que la tapa de la barbacoa esté abierta.
  2. Pon un quemador a la máxima potencia (o en posición de “encendido”) y luego aprieta el botón de ignición o de encendido automático de la barbacoa. En cuanto el primer quemador esté encendido, podrás encender fácilmente los otros dos o tres quemadores y ajustar su intensidad.

¿Qué pasa si mi barbacoa de butano no se enciende?

La mayoría de las barbacoas de butano modernas tienen un “orificio de encendido manual” por este motivo. Algunas incluso disponen de un soporte para cerillas unido a la barbacoa (parece una vara larga con un adorno al final).

Así que lo primero que tienes que hacer es encontrar el agujero, que puede estar situado en un lateral de la barbacoa. A continuación, enciende el quemador que esté más cerca del agujero e inserta con cuidado una cerilla encendida. Lo mejor es que sea una cerilla larga o que esté sujeta al soporte para cerillas de la barbacoa. El quemador debería encenderse al instante.

Las tres cosas más importantes al hacer una barbacoa con butano

¡Deja que se caliente!

Las barbacoas de butano necesitan cierto tiempo para precalentarse, igual que ocurre con las de carbón vegetal pero tardando menos tiempo. Para precalentar tu barbacoa de butano una vez que esté encendida, pon los quemadores al máximo y espera un tiempo que suele estar entre los 10 y los 15 minutos, dependiendo del modelo concreto.

Después de precalentar la barbacoa, puedes disminuir la intensidad del fuego o incluso apagar los quemadores, dependiendo de los requisitos de la receta que estés preparando.

¡Conoce las zonas!

Si no sabes más del tema aparte de esto, entonces podrás convertirte en un maestro de las barbacoas. El cocinado por zonas es un método que aúna el calor directo e indirecto para conseguir la máxima eficiencia.

  • El calor directo es el que proporcionan uno o dos quemadores a fuego alto o medio-alto, y es el mejor para sellar la carne, cocinar de forma rápida las verduras y preparar gambas.
  • El calor indirecto es el que se consigue al apagar un quemador (o dos) próximo a la fuente de calor directo. El calor indirecto se basa en la convección (tendrás que cerrar la barbacoa para usarlo, como luego explicaremos) para cocinar a fuego bajo-lento de forma parecida a como se prepara repostería en un horno. Se utiliza para preparar carne con la temperatura interna adecuada. También se emplea para cocinar del todo las verduras sin que la parte externa se queme hasta que quede crujiente.

Aprovecha la tapa y la bandeja superior

Entender de forma correcta cuándo y cómo hay que usar la tapa de tu barbacoa es una parte fundamental del proceso que te permitirá convertirte en un maestro de las barbacoas. Utilizar la tapa al cocinar permite que la parte de tu barbacoa que utiliza calor indirecto pueda cumplir mejor su cometido, creando un entorno en el que se produzca convección.

Esta técnica resulta fabulosa cuando estás preparando varios alimentos a la vez en la barbacoa. También viene genial en caso de que vayas a preparar un corte de carne grueso.

Por otro lado, si cierras la tapa podrás convertir la barbacoa en un horno. Esto viene de perlas para hornear utilizando la barbacoa. Ahora bien, si haces esto debes tener en cuenta que cubrir la barbacoa la convierte en un entorno para cocinar a una temperatura mucho más elevada.

Por lo tanto, si no tienes cuidado a la hora de utilizar correctamente esta mayor temperatura, cabe la posibilidad de que te pases cocinando bistecs delgados o filetes de pescado. Cualquier buena receta te dirá cuándo tienes que tapar tu barbacoa. De todas formas, en cuanto entiendas qué es lo que hace exactamente esta técnica, sabrás perfectamente cuándo tienes que usarla.

Cosas básicas sobre la bandeja superior: no te olvides de la bandeja superior o secundaria situada dentro de la tapa. Se trata de un sitio ideal para derretir el queso de las hamburguesas. También puedes usarlo para calentar los panecillos cuando vayas a preparar sándwiches de pollo a la parrilla.

Las mejores herramientas para usar con una barbacoa de butano

Muchas de las herramientas y utensilios que utilizas en la cocina de tu casa puedes usarlos igualmente para preparar una barbacoa. De esta forma, tu espátula de metal preferida, tus bandejas de enfriamiento y tus fuentes para el horno tendrán un montón de usos cuando vayas a hacer una barbacoa.

Ahora bien, hay tres utensilios de cocina esenciales que resultan obligatorios para cocinar usando una barbacoa de butano:

  • Termómetros: un termómetro digital con sonda es una herramienta no negociable para preparar barbacoas. Te permitirá cocinar con mayor confianza al mismo tiempo que garantizas que tus invitados coman pollo y bistecs preparados de forma correcta y justo como les gustan. Por otro lado, en caso de que tu barbacoa no disponga de un termómetro en la tapa, también resulta útil tener un termómetro de horno colgado de la bandeja superior.
  • Pinzas largas: más eficaces que unas manoplas de horno, un par de pinzas largas y fiables te resultarán muy útiles. Ya sean o no “pinzas de barbacoa”, busca un par más largo, digamos que por lo menos de unos 40 centímetros.
  • Brochetas: las brochetas de madera de la barbacoa de leña portátil permiten sustituir a la vez a muchos gadgets de barbacoa que sólo cumplen una función. Por ejemplo, en vez de usar una cesta metálica, puedes utilizar las brochetas para cocinar fácilmente tanto espárragos como gambas.

5 preguntas que hacerte antes de comprar una barbacoa de butano

¿Cuál es tu presupuesto?

La primera pregunta que debes plantearte antes de hablar de cosas como la potencia o el combustible es, ¿cuánto estás dispuesto a gastarte para comprar una barbacoa? En comparación con sus contrapartes portátiles de carbón, las barbacoas de butano suelen ser más caras.

De esta forma, normalmente una barbacoa de butano parte de unos 200 €, y puede costar bastante más de 1.000 € si incluye un montón de extras.

Dicho eso, siempre hay formas de aprovecharte del sistema. Como ocurre con cualquier artículo de temporada, el inicio del verano es la época en la que resulta menos probable que encuentres buenas ofertas de barbacoas de butano. Por lo tanto, si puedes esperar hasta finales de julio o agosto, el ahorro podría merecer la pena.

¿Cuánto espacio necesitas para cocinar?

La siguiente cosa importante que debes tener en cuenta a la hora de comprar una barbacoa de butano es la cantidad de comida que piensas preparar con ella al mismo tiempo. ¿Tienes pensado cocinar unos pocos filetes para ti y para tu pareja? ¿O esperas ser el anfitrión de la fiesta de tu vecindario? En este caso, te convendrá poder meter en la barbacoa 20 hamburguesas y una docena de perritos calientes al mismo tiempo.

También resulta útil pensar en tu barbacoa de butano como si fuera una cocina, es decir, en términos de quemadores o fogones. De esta forma, puedes elegir una versión que tenga tres quemadores, lo cual te podría permitir cocinar varias cosas distintas al mismo tiempo.

Sin embargo, también puedes pensar a lo grande y optar por un modelo de seis quemadores, de forma que tengas margen de sobra en cuanto a la cantidad de comida que puedas preparar al mismo tiempo.

¿Qué tipo de gas prefieres usar como combustible?

La decisión sobre el tipo de gas que prefieres que utilice tu barbacoa a modo de combustible podría ser irrelevante: sólo dispondrás de la opción del gas natural si tienes una línea de suministro de este combustible en tu porche o donde vayas a instalar la barbacoa.

Si no es así, y no quieres pasar por el proceso de instalar una, entonces tu mejor opción es el butano.

Ahora bien, si tienes una línea de gas natural, la ventaja que supone es que no tendrás que preocuparte de mantener llena la bombona. Por otro lado, el gas butano permite alcanzar temperaturas más elevadas en tu barbacoa que las que es posible logar usando gas natural.

En el caso de que quieras propano y otro tipo de gas, te podemos recomendar mirar nuestra comparativa de la mejor barbacoa de gas.

¿Cuánta potencia necesitas realmente?

Una vez que hayas determinado el combustible que vas a utilizar con tu barbacoa, podrás empezar a pensar sobre lo potente que necesitas que sea. Dicha potencia se mide en vatios (W) o kilovatios (kW, equivalente a mil vatios), e indica la cantidad de calor que es capaz de generar la barbacoa.

Por si lo estás pensando, no, la solución no es comprar la barbacoa que sea más potente: ¡cuanta más potencia tenga una barbacoa, más rápido consumirá el combustible! De esta forma, la fórmula que se recomienda es considerar entre 3,6 y 4,5 vatios por cada centímetro cuadrado que tenga la superficie de la barbacoa.

¿Qué otras características quieres?

Dependiendo de cuál sea tu presupuesto para comprar una barbacoa de butano, es posible que esta pregunta no sea relevante. Ahora bien, si estás dispuesto a gastarte el dinero suficiente, puedes añadir infinidad de características a una barbacoa de butano básica.

¡Una función de rôtisserie! ¡Un ahumador de carne! ¡Tecnología de infrarrojos para garantizar unos filetes más jugosos! Piensa en lo que es importante según tus necesidades particulares y de acuerdo con la manera en la que usas tu barbacoa: mucha gente paga por tener funciones sofisticadas pero acaban ignorándolas por completo cuando están cocinando de verdad.

Uno de los extras más habituales a la hora de comprar una barbacoa de butano es el acero inoxidable. Este material es más caro y soporta peor las inclemencias meteorológicas que otras opciones como la mejor barbacoa hierro fundido.

Ahora bien, si te decides por el acero inoxidable, debes saber que lo hay de distintos tipos de barbacoa: el acero 203 es el de mayor calidad, el 304 es el más habitual y el 430 es el que es probable que sea más susceptible a resultar dañado por culpa de los elementos.

Barbacoa de butano: ¿cuál es mejor comprar en 2018?
5 (100%) 1 vote